Abro el puño

Poema enorme, amigo Miguel. Un abrazo

Periódico Irreverentes

Miguel Rubio Artiaga

Abro el puño y caen las piedras
como una lluvia sólida
de gaviotas muertas
al clavarse en el mar.
Nunca he llevado anillos
y los dedos desnudos,
por primera vez
sienten vergüenza.
Ya han olvidado
en el vacío del tiempo
y la soledad arrullada,
como se tiende la mano.
¡Este ha sido mi último embate!
¡Hasta Don Quijote
se retiró a descansar!

Abro el puño y libero palomas
de todos los colores.
Burbujas que flotando
cojan las riendas de las nubes
y les hagan trotar al paso
como etéreas amazonas.
Me lavaré las manos
buscando el olvido
y me las volveré a lavar,
hasta que no quede rastro,
ni el mínimo olor a memoria
de tiempos yunteros y vividos.

Abro el puño y surgen versos
hartos de tanta rabia,
de tanto querer y no poder,
de tanto dolor y amargura.
¡Cuánta tristeza acumulada!
Se los regalo al…

Ver la entrada original 102 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s